martes, 24 de noviembre de 2009

Día Mundial para la Prevención del Abuso Infantil.


Ma. Teresa Crespín.
Desde hace nueve años, cada 19 de noviembre se conmemora el Día Mundial para la Prevención del Abuso Infantil, que fue creado por la Fundación Cumbre Mundial de Mujeres (llamada WWSF por sus siglas en inglés).
Esta fecha es un punto de encuentro alrededor de los temas de prevención, protección y rehabilitación de los niños y niñas víctimas de abusos. El programa está específicamente dirigido a resaltar la importancia de la prevención y la eficiente protección contra la pedofilia. En países como México y Costa Rica esta fecha fue asumida como día nacional para la prevención del abuso.
En Nicaragua, muchas personas desconocemos que en esta fecha se realizan una serie de actividades a escala mundial, para visibilizar el problema del abuso sexual. Igualmente en nuestro país, las políticas públicas y las acciones estatales no muestran indicios de estar preparadas para combatir este flagelo.
Desde hace más de 20 años, organizaciones civiles han investigado, denunciado y acompañado a las víctimas, mientras los gobiernos de turno se hacen de oído sordos.
Siendo un problema social con repercusiones graves en la vida de la niñez y la adolescencia, pareciera que eso no basta, ni tampoco la alarma por el incremento de este delito en Nicaragua.
En 2008 se registraron 3 mil 214 denuncias en la Comisaría de la Mujer, en lo va del primer semestre de este año se han registrado mil 863 denuncias de delitos sexuales a personas menores de 18 años. La cifra aumentó un poco comparándola con el primer semestre de 2008 (un 15.93% más).
Ya hemos dicho que una consecuencia frecuente del abuso sexual es el embarazo infantil y adolescente. Confirmamos que toda niña embarazada fue violada, y para remate esto se agrava por la falta de acceso al aborto terapéutico. En Nicaragua el aborto terapéutico se condena, y se persigue a quienes en su desesperación ante la falta de alternativas acuden a un aborto clandestino en condiciones inseguras. Y aquí las niñas se quedaron sin opción, las obligan a ser mamás aunque peligre su vida porque su cuerpo no está preparado y por supuesto ni siquiera se piensa en los traumas y efectos sicológicos y emocionales ni en que se les trunca su vida.
Es por ello que las personas sobrevivientes de abuso sexual, sus familias y la sociedad civil organizada ya no queremos seguir viendo pasivamente la falta de sensibilidad de funcionarias/os públicos que limitan el acceso a la justicia. No queremos que el trato del personal en las instituciones públicas se dé como un favor y no como un derecho que tenemos como ciudadanas y ciudadanos de este país.
El Movimiento contra el Abuso Sexual, las más de 50 organizaciones civiles que lo constituyen, nos comprometemos a realizar acciones permanentes para generar una nueva cultura que permita el respeto a las niñas, niños y adolescentes, sin atropello a su condición y respetando sus derechos.
Por eso nos comprometemos con la niñez a:
1. Promover una cultura de prevención del abuso sexual infantil
2. Fomentar una educación no sexista que promueva la igualdad real entre mujeres y hombres desde que nacemos, no el abuso de unos sobre el cuerpo y la vida de quienes tienen menos poder
3. Impulsar una educación sexual científica que promueva los derechos de la niñez y el abordaje de este tema desde un punto de vista laico
4. Empoderar las comunidades para que asuman la responsabilidad por el futuro de sus hijos e hijas, enseñándoles a protegerse a sí mismos
5. Demandar del Estado de Nicaragua políticas y acciones claras de protección a las niñas, niños y adolescentes ante el incremento del abuso sexual
6. Desarrollar conocimiento local y alternativas para niños y niñas en condiciones de riesgo y proveer filtros de protección e instrucciones para un buen uso de Internet
7. Ser una plataforma para el intercambio de información y la toma de conciencia acerca de la prevención, protección y programas de rehabilitación efectivos
8. Incentivar que más personas y organizaciones se sumen a los espacios de prevención y protección contra el abuso sexual infantil
9. Fortalecer los conocimientos sobre la problemática dentro de las organizaciones y los medios de comunicación, para que incorporen los temas en su trabajo diario
10. Invitar a los medios de comunicación a ofrecer espacios como esta columna, para que grupos organizados, víctimas y sobrevivientes expresen sus sentimientos, demandas y necesidades.
11. Pedirles a los abogados y abogadas, jueces, magistrados y Policía que cumplan con el papel que les corresponde, aplicando la justicia a favor de las víctimas, no de los abusadores
12. A que las instituciones estatales se unan a una gran coalición nacional que permita tomar medidas urgentes para atender el problema del abuso sexual
Todas las voces y las voluntades contra el abuso sexual.
Movimiento contra el Abuso Sexual – Nicaragua
hablemosde.abusosexual@gmail.com
Publicar un comentario