domingo, 13 de febrero de 2011

LECTORA DE TU BLOG

Hola, leí parte de blog, en especial la entrada titulada " Testimonio de una víctima" y me encantó por lo muy indentificada que me sentí. Quise publicar un comentario, pero me emocioné escribiendo y no me lo acepta porque es muy grande, pero sí me gustaría que se publicará. Como es tu blog, me gustaría que me ayudarás h hacerlo, Aquí mando te lo mando. También me gustaría tener contacto contigo. Gracias por tu espacio.

Hola, me llamo Alexandra, les mando saludos desde la Ciudd de México. Escribo porque desgraciadamente también estoy terriblemente idetificada con este tema. No me atrevo a contar la historia, sólo puedo decir que también fui una niña abusada de una manera muy similiara a la del testimonio, también tengo 25 años.

En primer lugar me parece increíble e inconcebible que este mal no respete fronteras. En fin, desafortunadamente es parte de la "humanidad". En todos los casos es igual de doloroso, desastroso, repugnante.

Pero también debemos saber que no estamos solos. Es infinitamente díficil, pero los que han ido a terapia o han tenido la confianza de contarsélo a alguien me entienden: nadie comprende a una persona violada más que otra persona violada. Es un dolor muy particular.

Por supuesto cualquier historia de abuso o violación es horrenda, pero yo creo que no es lo mismo cuando se trató un asaltante o algo parecido, a cuando es alguien completamente conocido y con el 100% de confianza. ¿Cómo pudieron?

La primera vez que fui a terapia hace 2 años fue horrible desmembrar todo ante 2 psicológas que me canalizaron a terapiaa de grupo en donde, a pesar de que todos los casos eran iguales o similares, no me sentí en confianza. Hace un año fui a terapia individual y fue lo primero que canalicé. Me sirvió, pero no totalmente. Me gustaría una terapia más profunda, sin embargo, he llegado a la conclusión de que el dolor no desaprece nunca pues solo se supera parcialmente. Simplemente creo que hay que aprender a convivir con ello y seguir una vida normal.

En cuanto a la vida sexual, puedo decir que me costó demasiado trabajo y eso nadie me lo entendía. A pesar de que deseaba tener una relación sexual completa, entiéndase, con coito, no podía, el recuerdo me daba vértigo. Lo pude lograr hasta que lo hice con el hombre a quien más he amado en mi vida, con quien ya no estoy por otras cuestiones. A él me hubiera gustado contarle, pero no me atreví. Se lo dije mucho después de que terminamos en un mail. Ya reanudé mi vida sexual luego de esta ruptura, creo que al fin puedo vivir la vida sexual que siempre desée, todavía me falta romper con miedos y prejuicios, estoy consciente de ello, pero hace 2 años no podía.

Pese a lo que ocurrió, soy de la idea de que la sexualidad es un aspecto fundamental y maravilloso del ser humano, al que todos tenemos derecho. Cuesta mucho después de vivir una violación o abuso, pero yo los invito a que no se den por vencidos y se den la oportunidad de vivirlo como seres humanos completos que son, porque nunca serán incompletos.

La terapia sí ayuda, no le teman. A mí me funcionó más la individual. También les aconsejo que leean y se informen mucho sobre sexualidad, no sólo sobre violaciones, sino en general. Yo noto que la sociedad es terriblemente desinformada al respecto, pese a la apertuda de la actualidad. Verdaderamente tengamos una cultura sexual amplia, ello permite darnos cuenta de lo maravilloso que es si se vive con responsabilidad y respeto.

Para mí, la principal causa es que todavía los padres no se atreven a darle una educación sexual a sus hijos desde que tienen uso de razón. Cren que tienen que llegar a la pubertad para empezar a hablarles de estos temas. ¡Mentira! Si desde muy chiquitos los niños saben de qué se trata, evitarán un abuso. Además es muy importante el verdadero cuidado de los padres, no la sobreprotección innecesaria, la verdadera protección.

También sería bueno que expertos psicológos hablaran de la patología de los abusadores. Ya sé que los odiamos y no podemos calificarlos de menos que de HIJOS DE PUTA. Pero también debemos conocer y entender su condición psicológica, aunque no justifica los hechos. Yo considero, que tiene mucho que ver justamente el desconicimiento de la sexualidad, de psicología, de falta de autoreflexión. Al menos en mi caso, puedo decir que la primera vez tenía 5 años y el 13. Yo pienso que era un incipiente adolescente con una necesidad y curiosidad sexual enorme, la cual no podía satisfacer por represión, represión por su familia, educación y principios morales, además de mucha ignorancia, entonces en mí encontró sin problemas esa válvuala de escape sin pensar en las consecuencias y en lo que ello implicaba. Tal vez es lo que le ocurre a muchos violadores, aunque sean adultos. Esta persona que les cuento simpre fue buen hijo, excelente estudiante, consiguió buenos empleos, se casó por la iglesia. Aparentemente sería incapaz, sin embargo lo hizo. Desde hace muchos años tengo la preocupación de que lo haya repetido con otras víctimas. Ahora tiene un hijo de 4 años y sobrinos, me parece que una es niña. Sí me inquieta que también estos inocentes vayan a ser ultrajados como yo. Pero desagraciadametne no puedo hacer nada. Solo seguir con mi vida.

Por eso considero importante dejar la mal entendida represión sexual, hacer a la educación sexual parte fundamental desde los pañales, enseñarle a los hijos a conocerse y que el sexo es algo bello e importante, pero que hay muchas otras cosas, para evitar que sean violadores. Y también victimas.

Quisiera tener contacto con todos los que han escrito que valor, que Dios me los bendiga. Y ojalá podamos platicar, no importa que las fronteras nos separen. Por favor escríbanme, es imporante para mí. En especial quisiera entablar contacto con la chica del testimonio, creo que la puedo entender porque nuestras historias son de verdad muy similares. Pero con todos quiero platicar.

A la mujer que cuenta que sabe que su esposo violó a su cuñada, la verdad que valor de seguir con él. Yo no sería tan fuerte: lo dejaba, le quitaba a los niños y si la madre de las otras niñas no puede cuidarlas lucharía por quitárselas también. Pero es mi perspectiva. Si de verdad tienes este valor para sobrellevar la situación, te mando mi más grande felicitación y mi admiración. Solo qusiera decirte que está bien cuides a los niños, pero consero que no debemos creer que todos los hombres son violadores, muchos también han sido violados. Entiendo lo de los pañales, pero él también tiene que responsabilizarse y aprender a convivir con una vagina con respeto. Lo mismo en cuanto a sus hijas adolescentes. Ya no están edad de cambiarse enfrente de él, pero en última instancia tiene que acostumbrarse a que el cuerpo es algo natual que hay que respetar.

Para finalizar, me gustaría contar que mi abusador tenía el sueño de la vida de ser piloto aviador, para ello ingresó en la escuela del ejército. Su sueño se truncó porque ahí lo violaron. ¿Cosas del destino? ¿Comprendería mi posisión? En fin... Un beso a todos y todas y en verdad espero que me escriban.
Publicar un comentario