domingo, 13 de febrero de 2011

HACER UN BALANCE: DE DÓNDE VENGO?

Los siguientes ejercicios te ayudarán a reconocer las formas como el abuso a moldeado y formado tu vida. En los ejercicios de la sección “¿De dónde vengo?” tendrás oportunidad de mirar tu pasado y nombrar el abuso que sufriste. En “Los Efectos” aprenderás que muchas de las circunstancias con las que luchas en tu vida diaria son un resultado directo de haber sido abusada(o) sexualmente en la infancia. En “Enfrentando” identificarás las estrategias que has utilizado para sobrevivir al abuso, así como mirar los aspectos tanto negativos como positivos de cada una de estas estrategias en tu vida actualmente. Éste es el primer paso para reemplazar patrones autodestructivos para enfrentar el abuso con otros más saludables.

Estas secciones de ejercicios no serán fáciles. Al nombrar el abuso, estarás cara a cara con las experiencias de la niñez que estuvieron llenas de terror, vergüenza y miedo. Mirar directamente los daños requiere que hagas una evaluación dolorosa y honesta del precio que has tenido que pagar por el abuso en tu vida. Encontrarás difícil sentir esperanza cuando mires en la profundidad y extensión de tu dolor; sin embargo, sólo cuando enfrentas las partes de tu vida donde tienes problemas, puedes hacer cambios duraderos. Conforme descubres la fuente de tus peores batallas, descubrirás que no estás loca(o) ni sola(o). Las cosas empezarán a tener sentido. Empezarás a combatir.

¿DE DÓNDE VENGO?

Muchos sobrevivientes han callado memorias de su infancia encerrándolas en un cuarto solitario. Posiblemente tú nunca has hablado con nadie acerca de lo que experimentaste mientras estabas creciendo. Quizá has bloqueado tus recuerdos totalmente (Más adelante habrá un capítulo “Recordando” para hablar sobre amnesia). Tal vez nadie nunca preguntó, o tal vez nunca nadie te hubiera creído. O quizá, tú no pensaste que tenía importancia.

Si has empezado a leer estos ejercicios, tú has estado pensando acerca de las cosas que te pasaron cuando eras más joven. Puedes incluso tener dudas todavía: podrías estar inseguro acerca de si el abuso realmente sucedió, estar incierto acerca de que si la forma cómo abusaron de ti cuenta, o preguntándote si estos ejercicios tratarán acerca de tu experiencia personal.

Muchos sobrevivientes vienen a los talleres preguntándose si ellos realmente califican para estar aquí. Suelen decir cosas como “Sólo sucedió una vez”, o “Fue sólo mi hermano”, o “No hubo realmente contacto”, o “Fue mi madre. Eso no cuenta, ¿o sí?”. Si tus límites fueron violados cuando eras un niño o una niña, aunque haya sido una sola vez, tu experiencia cuenta.

Las siguientes listas para checar son formas para ayudarte a reconocer y nombrar tu experiencia. A pesar que no será fácil, marcar los aspectos que te incumben te ayudará a sentir que tu experiencia importa. (Incluso si tú no fuiste sexualmente abusado pero creciste en un hogar disfuncional con otra clase de problemas, encontrarás un lugar apropiado).

CUANDO ESTABA CRECIENDO

Hay características comunes que existen en las familias donde ocurre el abuso. Posiblemente no experimentaste todas ellas, pero quizá viviste varias de ellas. Si fuiste abusado fuera de casa. Pocas de estas declaraciones se parecerán familiares.

Marca las afirmaciones que tengan que ver con tu infancia. Agrega las que hagan falta.

__ Me siento avergonzado de mi familia. Hay cosas de las que no hablaría.

__ Siempre ha habido muchos secretos en mi hogar de origen.

__ Fui advertido de no hablar de las cosas que ocurrían.

__ A pesar de las cosas malas, siempre hubo muchas cosas buenas en mi familia.

__ Tuve buenas circunstancias en casa; el abuso ocurrió fuera de ella.

__ Por lo menos uno de mis padres, consumía drogas o bebía en exceso.

__ No había nunca dinero suficiente para cubrir las necesidades.

__ Alguien en mi familia era considerado “loco” o “enfermo mental”.

__ A menudo fui humillado y menospreciado.

__ Nunca me sentí respetado como individuo.

__ La mayoría de mis necesidades básicas nunca fue cubierta.

__ Desde una edad temprana tuve que hacerme cargo de alguien en mi familia.

__ Algunas veces yo sentía que era el padre o la madre.

__ Me sentía aislado en mi familia.

__ No se me permitió relacionarme con otros niños de mi edad.

__ Las cosas eran caóticas e impredecibles en mi hogar de origen.

__ Había una gran cantidad de promesas rotas.

__ Fui golpeado(a) de niño(a). Había mucha violencia en la familia.

__ No fui abusada(o) pero presencie cosas terribles.

__ Siempre tenía miedo de que algo terrible fuera a pasar.

__ Me alejaron de mi hogar y me llevaron a un hogar adoptivo o con familiares.

__ Nunca tuve privacidad en lo concerniente a mi cuerpo o las funciones de mi cuerpo.

__ Alguien me hacía comentarios inapropiados, intrusivos, sobre sexo.

__ Fui acariciado(a) o tocado(a) sexualmente por alguien que tenía más poder que yo.

__ Fui obligado a tocar a otra(s) persona(s) sexualmente.

__ Fui abusada(o) sexualmente, pero sólo ocurrió una vez.

__ Fui obligada(o) a realizar sexo oral.

__ Fui violada(o).

__ Fui obligado(a) a mirar a otras personas tener relaciones sexuales.

__ Fui obligado(a) a que se me realizarán procedimientos médicos innecesarios.

__ Fui incitado(a) al sexo o avergonzado con respecto al sexo.

__ Se me dijo que sólo servía para el sexo.

__ Alguien tomó fotos o videos sexuales de mí.

__ Fui vendido(a) por sexo o entregado a otros.

__ Fui forzado a trabajar en pornografía infantil o prostitución.

__ Me lavaron el cerebro o me indujeron a consumir drogas.

__ Fui abusado(a) sexualmente y/o torturado(a) como parte de un ritual.

__ Fui obligado(a) a realizar actos sexuales o violentos contra otras víctimas.

__ No estoy segura(o) si fui abusada(o), pero cuando oigo acerca del abuso sexual y sus efectos, todo eso me suena familiar y aterrorizante.

__ No recuerdo mi infancia, pero tengo este terrible sentimiento de que algo realmente malo me ocurrió.

Escribe las afirmaciones que crees que hacen falta en esta lista.
_______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________



Tomado de EL CORAJE DE SANAR, Libro de ejercicios de Laura Davis.
Publicar un comentario