sábado, 11 de junio de 2011

Débil

La gente llora, no porque es débil,
porque ha sido fuerte por mucho tiempo

Hay gente que piensa que soy débil pues no voy por la vida dando el primer golpe para evitar ser golpeada, piensan que soy demasiado tolerante al grado de ser terriblemente pendeja. Esa gente también me ha dicho que soy fuerte por haber llegado tan lejos... ¿qué parte les creo?

Estaba ocupada tratando de mantener un poco de cordura, un poco de coherencia. Estaba ocupada tratando de despertar día con día, cansada de que proyectaran en mí problemas del pasado, cansada de ser la adulta cuando debían de cuidar de mí, cansada de pretender que estaba bien para no dar problemas, cansada que me pidieran ser algo que no soy. Estaba ocupada intentando no cortarme las venas o evitando tomarme el coctel del sueño eterno. Estaba ocupada intentando ser buena estudiante y buena hija al mismo tiempo que callaba mi dolor.  

Habrá quien me diga que no soy la única, es verdad, y precisamente es por eso que no voy por ahí  dando el golpe antes que me golpeen. Si lo analizamos en algunos casos eso no es más que una señal de miedo, es normal querer protegerse de algo amenazante, unos optan por atacar otros por buscar refugio. Creo que al final de cuentas aquellos que me juzgan están peor que yo. ¿Por qué no pueden entender que mi "debilidad" no es más que un mecanismo de defensa? que no les guste es otra cosa, no estaban conmigo para defenderme, no tienen derecho a criticar cómo sobreviví.

Estoy consciente que ese mecanismo me ha perjudicado muchas veces, sé que ya no me es útil, estoy aprendiendo; pero eso no quiere decir que me vuelva intolerante, expansiva, hiriente e impredecible.

Podré haber dejado que me hicieran muchas travesuras, que algunas "amistades"  se aprovecharan de mí, podrá parecer que soy tonta e ingenua y... a lo mejor lo soy. Ya no creo que haya sido débil, creo que más bien comparado con lo que tenía que soportar y manejar, esas cosas eran insignificantes, algunas me hicieron llorar más de la cuenta pero eran un buen pretexto para llorar porque algo más realmente me dolía en el alma.

Sigo aquí, después de todo, intentándolo una y otra vez... ¿sigo siendo "Débil"?


Publicar un comentario