lunes, 5 de septiembre de 2011

Aquellos que hablan por los que no tenemos voz.


Soy una mujer  superviviente del abuso sexual, el cual viví de forma repetitiva  y prolongada desde que tengo memoria hasta los 21 años. 
Esta semana escuche con preocupación, que la ley que propone cadena perpetua para los abusadores, estaba tambaleando; que las personas que no apoyaban esta ley, decían que era anticonstitucional, que los abusadores, que los violadores, merecían una nueva oportunidad de resocializarse. 
Yo me preguntaba, si las personas que no apoyan esta ley, si los honorables padres de la patria, conocen de cerca el daño, el horror  al que se enfrenta  un niño y en mi caso, una mujer superviviente de este crimen.  Yo quisiera que los honorables padres de la patria, me pudieran mirar a mí a los ojos, a mí, y a todos los supervivientes, a todos los niños y niñas y nos dijeran,  que también vamos a tener una oportunidad, que nos van a devolver todos los años perdidos por el horror de esta violencia, que van a sacar de nuestros cuerpos, de nuestras mentes, el dolor, el daño causado; que a todas las víctimas, nos van a garantizar en su totalidad, los tratamientos que requerimos para recuperarnos, teniendo en cuenta la extensión del daño que sufrimos, teniendo en cuenta, que muchas víctimas, sufren como consecuencia de esta pesadilla, alcoholismo, drogadicción, trastornos alimenticios;  y quisiera saber, los honorables padres de la patria, como van a mirar a los ojos a las familias de las víctimas, ya que muchas de estas, han cometido suicidio, por todo el dolor que llevan en sus almas, y que les dijeran, como estas víctimas van a tener una nueva oportunidad.
Alguien me decía, que el estado debe garantizar que estos crímenes no ocurran, y cuando esto no es posible, garantizar que las personas que cometen estos crímenes, reciban el castigo justo, y entonces, que podemos decir las víctimas de este crimen, cuando no se da ninguna de las dos cosas?
He escuchado, de expertos, que los pedófilos, que los violadores en serie, no se recuperan, y a su vez escucho, hablando a los padres de la patria, a grandes juristas, decir, que estas personas merecen una nueva oportunidad de rehacer  su proyecto de vida, y entonces, no entiendo que se pretende.
Quiero agradecer de todo corazón a aquellas personas que miran el abuso sexual a niños y niñas, mas allá de una ley escrita en un papel, que consideran y tienen  en cuenta  que hay unas victimas que en muchas ocasiones, luchan desesperad-amente por sus vidas, gracias porque esto hace que no nos sintamos tan solos…
Una última cosas, padres de la patria, no dejen solos  a sus hijos…
Del corazón, un abrazo muy grande a aquellos que hablan por los que no tenemos voz.

DESDE COLOMBIA
ADRIANA O.
Publicar un comentario