jueves, 1 de septiembre de 2011

"La operatividad para proteger a los niños es cada vez peor"


ESTADÍSTICAS DE ARGENTINA

“De los 11 subtipos de maltrato infantil, el abuso sexual es el que genera más situaciones traumáticas. Si tenemos en cuenta el contexto latinoamericano, Argentina está en una buena posición en cuanto a capacitación y concientización del problema, pero bastante mal en lo que tiene que ver con la lentitud de los procesos judiciales y las deficiencia de las investigaciones”, dijo Juan Pablo Viar, abogado especialista en violencia familiar e integrante de la Asociación Argentina de Prevención del Maltrato Infantojuvenil (Asapmi).
Coincide con eso Patricia Visir, psicóloga, especialista en abuso infantil y miembro de Asapmi. “Un niño que cuenta que es abusado es alguien que sufrió un trauma enorme y hay que cuidarlo. En nuestro país hay cada vez más visibilización del problema, pero la operatividad para proteger a estos chicos es cada vez peor”, dijo.
Además, agregó: “Cada vez que inicia un proceso judicial se hacen múltiples pruebas periciales y psicológicas y, como esto lleva meses y hasta años, los chicos son evaluados una y otra vez. Así, se los convierte en otro tipo de víctima y esto afecta su fortaleza para llevar a cabo el proceso”.
Estos fueron algunos de los conceptos de Viar y Visir en las Jornadas “Detección y abordaje del abuso sexual infantil”, que organizó el Consejo Provincial de la Mujer durante el 29 y 30 de julio pasados.
Allí también se mencionaron las últimas estadísticas del Programa de Atención Interdisciplinaria para Víctimas de Delitos contra la Integridad Sexual, que corresponden al segundo semestre de 2010. Entre otros datos, indican que en el 74 por ciento de los abusos sexuales, las víctimas son menores de edad (ver Datos que asustan ).
Si bien la gran parte de estas situaciones se vive el ámbito intrafamiliar, en número reducido ocurren fuera de las familias (colegios, centros deportivos) o por parte de alguien cercano al entorno de la víctima.
Bajo nivel de condenas. Viar contó que el porcentaje de condenas está entre el 5 y el 10 por ciento de todos los casos. “Por un lado, la justicia penal está estructurada en base a los derechos y garantías de una persona acusada de un delito, y un juez necesita certezas para condenar. Por otro lado, el abuso sexual infantil tiene dificultades probatorias significativas. Ambas razones hacen que el porcentaje de condenas en estos casos sea muy bajo”, apuntó.
En este sentido, mencionó el término backlash , que refiere a un contramovimiento al proceso de visibilización de la violencia familiar y el maltrato infantil. “Existen sectores que cuestionan todos los procesos de validación, diagnóstico y periciales. Es decir: hay quienes, privilegian la unidad familiar por sobre la integridad o dignidad de las personas” explicó.
Sobre en qué sentido se debe trabajar para modificar esto, tanto Viar y Visir consideraron que “es necesario generar y formar especialistas”. “En Capital Federal se constituyeron unidades judiciales especializadas, integradas por fiscales, policías y psicólogos formados en maltrato infantil y están trabajando muy bien. Hay que reforzar esto”, dijo Visir.
Datos que asustan
Mujeres. Según las estadísticas, el 79 por ciento de las víctimas del abuso sexual infantil son mujeres y en el 66 por ciento de los casos el victimario tenía un vínculo familiar con la víctima.
Chicos. El 18 por ciento de los abusos sexuales a niños ocurre en la franja de 0 a 5 años, 26 por ciento entre los 6 a 10 años, y 29 por ciento entre los 11 y los 17. Cuando los hechos ocurren en ámbito familiar, los abusadores son generalmente hombres y las víctimas son las niñas.

Sólo uno. Si bien no hay estadísticas certeras en cuanto a la cantidad de denuncias, se cree que cada diez niños abusados sexualmente, sólo uno habla.

Publicar un comentario