domingo, 19 de agosto de 2012

Mi sanación en compañía de ASI Nunca Más


Mientras hago memoria de estos tres últimos años, vuelven a mi los recuerdos,  del momento que decidí hablar de lo que me sucedió, de sentir que estaba sola y buscar diferentes formas de ayuda, de sentir desesperanza y ganas de ya no existir, entonces encontré tu página Miguel donde pude ir leyendo cada uno de los testimonios de las victimas de ASI, cada palabra me identificaba, cada historia era quizás más cruel que la mía y me iba dando el valor de poder decir hasta acá llega mi sufrimiento y comienzo mi sanación. Cada uno de ustedes se impregnaron en mí, en mí ser, en mi mente, en mis células, en mi alma, fueron testimonios de valentía, de grandeza, de sufrimiento, de verdades, de incomprensiones y lo más importante es que  fueron testimonios de liberación.

Hoy ya después de mucha lucha, de mucho pedir ayuda, de sentir rabia, odio, injusticia y todos los sentimientos que me invadieron, hoy estoy aquí con otra mirada frente a lo que viví, logre perdonarme, no sé de qué, ya que muchos sentimos que somos culpables, pero este perdonarme me ayudo a empezar a quererme, a mirarme, a respetarme y comenzar a vivir con felicidad. No ha sido fácil este camino, no para nada, ha sido el camino más pedregoso que conscientemente he caminado, el que más yagas ha dejado en mis pies, en mis manos, en mi cuerpo y en mi alma, a veces sangraban, pero hoy al mirarlas están sanas solo quedan marcas que sé que no se borraran pero cada vez que las miro me enorgullece lo que he logrado a través de ellas.

Mi vida ha cambiado mucho desde el día que decidí enfrentar con tesón este maltrato, me costaron lagrimas, depresión, angustia, dolor, mucho dolor, cada recuerdo, cada palabra, cada vez que me dieron la espalda, cada vez que no me creyeron, me dolía de tal manera que creí no poder superar nunca esto, me preguntaba si incluso Dios existía, trataba de encontrarlo y no podía sentirlo, pero no estaba sola, el estaba junto a mí, ustedes estaban junto a mí, mi familia y todas las personas que yo necesitaba estaban junto a mí, el día que deje de sentirme víctima y comencé a ser una sobreviviente, fue más fácil aceptarlo y hacerlo parte de mi, de mi vida, de mi historia.

Hoy te escribo Miguel ya que fuiste a través de tu pagina una de las ayudas que necesitaba para superar lo vivido y para proyectarme en una sana historia, decidí que las energías y pensamientos negativos debía sacarlos de mi y comenzar a vivir diferente, entendí que el hablar a otros de mi  experiencia los ayudaba también a hablar de lo que les sucedió en sus vidas, a otros  los ayudaba a pensar que también a ellos les podría pasar y creé una página para mis amigos y sus amigos donde hay material de ayuda, de prevención, de conciencia social, mucho de lo publicado es de tu pagina y te agradezco el poder hacerlo.
A todos ustedes, con todas sus historias, con todas sus sufrimientos y superación les doy las gracias, Gracias de todo corazón por haber sido en silencio mi compañía y haber estado en toda esta etapa de sanación, somos una gran familia de sobrevivientes activos contra el Abuso Sexual Infantil, somos parte de ASI Nunca Más.
Animo a los que están viviendo aun en el sufrimiento y están luchando por salir de ser víctimas a ser sobrevivientes, aquí está una gran familia de personas que queremos que en  sus vidas reine en algún momento la felicidad, se puede, si que se puede!!!!!  Gracias a ustedes hoy yo soy una persona feliz.
Mil bendiciones a todos.

Paola Mayorga
Santiago, Chile
Publicar un comentario