lunes, 18 de noviembre de 2013

19 de noviembre: un día para recordar

Son muchos los temas que en estos momentos se encuentran en el debate público, como la reforma hacendaria, la discusión del presupuesto, la reforma energética, la creación del INE y la designación de consejeros electorales, o la inseguridad, por citar tan solo algunos. Es decir, materia sobra, pero en esta ocasión voy a aprovechar el espacio para abordar un tema que me parece prioritario y que no ha merecido la suficiente atención: El Abuso Sexual Infantil.
Como cada año, desde el 2000, y a partir de una iniciativa de la  Fundación de la Cumbre Mundial de la Mujer, integrada por 150 organizaciones de 59 países, entre las que se encuentra la Red por los Derechos de la Infancia, el 19 de noviembre se celebra el Día Mundial para la Prevención del Abuso Infantil.
También hay que recordar que, un día después, la Convención de los Derechos del Niño, que fue ratificada por México, cumple 14 años, y en sus artículos 19 y 34 establece obligaciones claras a los Estados Partes respecto a la adopción de medidas para proteger a los menores de edad contra toda forma de perjuicio o abuso físico o mental, descuido o trato negligente, malos tratos o explotación, incluidos el abuso y la explotación sexuales.
Sin embargo, las acciones desplegadas hasta el momento, son notoriamente insuficientes, e incluso me parece que la visión con la que se ha pretendido atender no es la adecuada, pues al ser un fenómeno que se presenta sobre todo en el círculo cercano a la víctima, principalmente en el entorno familiar, y que por ende en la mayoría de los casos permanece oculto, no es mediante la creación de tipos penales o el incremento de penas como se le debe enfrentar, sino a través de la información, de la concientización, en resumen, de la prevención.
Es por ello que además de alzar la voz para exigir al Gobierno Federal y a los Gobiernos Locales la implementación de programas y políticas públicas enfocadas a la prevención y atención de las víctimas, me permito reproducir, con la autorización de Miguel Adame, algunas recomendaciones que ha publicado “A.S.I. ¡Nunca Más!”, esperando que puedan ser de utilidad:
·         Es fundamental mantener una comunicación estrecha con niñas y niños.
·         Los chicos nunca tienen la culpa ni provocan las situaciones de abuso.
·         No mienten cuando cuentan que fueron abusados o maltratados.
·         Debemos creerles aunque esto lleve a enfrentar a alguien de la familia. Es imprescindible escuchar a los chicos, creerles, y denunciar.
·         El silencio o la negación hacen que el abuso siga ocurriendo.
·         Los chicos pueden percibir que alguna situación no está bien, pero puede que no sepan cómo explicarla ni a quién decírselo. Somos los adultos quienes debemos estar atentos y ser receptivos.
·         Se les debe inculcar el respeto por su cuerpo, cuáles son las partes íntimas y privadas que nadie, aunque sea un familiar directo o alguien a quien quieran mucho, puede tocar sin consentimiento.
·         Se les debe enseñar a identificar los distintos tipos de caricias y a no aceptar caricias que no les gusten o los hagan sentir incómodos.
·         Hay que enseñarles que el respeto a los adultos no implica incondicionalidad hacia ellos, es decir, tener que permitir que los acaricien o toquen y mucho menos que los hagan prometer que no van a contar nada.
·         Se les debe impulsar a contar cualquier cosa que les suceda relacionada con su cuerpo. A no guardar secretos de ese tipo por miedo o vergüenza.
·         Debemos entender que el abuso sexual deja una marca, una huella difícil de borrar en la psique del niño. Por eso es indispensable brindarle tratamiento psicológico, apoyo, ayuda profesional, pues solo así será posible que salga adelante, se recupere emocionalmente y pueda continuar con su vida sin grandes traumas.
·         La intervención temprana y seria es la mejor manera de ayudarlo y salvarlo de una situación de este tipo.
Solo haciendo un frente común podremos generar mejores condiciones para proteger a nuestras niñas y niños, procurarles un mejor desarrollo y una infancia feliz. Ojalá este 19 de noviembre nos comprometamos y sea un día para recordar siempre.
Twitter: @agus_castilla


Publicar un comentario