domingo, 5 de octubre de 2014

Alertan por abuso sexual infantil

I

montano@eluniversal.com.mx   
TOLUCA, Méx.— En México al menos tres de cada diez niños han sido abusados sexualmente, pese a lo cual en la mayor parte de las legislaciones estatales no se tiene tipificado este delito, aseguró Miguel Adame Vázquez, de la organización civil “Así Nunca Más”, al destacar que esta problemática es creciente y se estima que apenas se denuncian el 2% de los casos. 
Luego de acudir al Congreso del Estado de México para asistir a la presentación de una iniciativa del PAN que pretende tipificar el delito de “abuso sexual infantil” en el Código Penal vigente, el especialista aseguró que no obstante la carencia de cifras oficiales, las organizaciones no gubernamentales advierten una prevalencia en los casos, sobre todo “no porque haya menos, sino porque no se denuncian” los nuevos. Explicó que actualmente se tiene a nivel nacional un promedio de 12 mil denuncias anuales por abuso sexual infantil, lo que representaría sólo alrededor del 2% de los casos, pues estima que una altísima cifra negra. 
“Hay un 98% de impunidad, porque normalmente es una situación difícil. Para empezar el abuso sexual se da principalmente en tres gamas en el ámbito intrafamiliar, que es el más fuerte, en el índole escolar y en el eclesiástico, con representantes de diferentes grupos religiosos”, indicó. 
Explicó que al registrarse el mayor número de casos en el seno del hogar, la situación para la víctima se complica, ya que se está hablando de la figura paterna, la materna, el abuelo un tío u otro pariente y cuando esto ocurre, generalmente la familia tiende a pretender “ocultar el abuso”, señaló Adame Vázquez. 
A nivel nacional se tienen más reportes de abuso sexual infantil en los estados de Chiapas, Oaxaca y el Estado de México, entre otros. 
Aseguró que a la par de la falta de leyes que castiguen específicamente este delito, también se carece de una infraestructura y personal especializado para atenderlo, además de protocolos que eviten al máximo la “revictimización” en ministerios públicos y juzgados. 
En este caso la tendencia general es que los Ministerios Públicos no cuentan con capacitación especial para atender a víctimas de abuso sexual infantil y quieren realizar peritajes, estudios y otro tipo de actuaciones que dañan más a la víctima. 
Adicionalmente, en casi dos tercios de todas las entidades del país este delito no está tipificado y en muchos “ni siquiera existe” como posibilidad, por ello tampoco hay alguna manera de sancionarlo. 
“Se necesita capacitación al Poder Judicial a los Ministerios Públicos a los jueces, se necesitan presentar iniciativas uniformadas en el país para empezar a tener un poco de conciencia”, señaló. 
El impacto
El abuso sexual infantil en cualquier persona puede ser devastador, ya que cuando no es tratado adecuadamente por especialistas, provoca daños de largo plazo que limitan a las víctimas en su vida adulta para ser personas productivas, señaló. 
Generalmente las víctimas de este tipo de abuso, enfrentan a lo largo de su vida problemas toxicológicos, sicológicos y de abuso de alcohol, mientras que la carga de las culpas —porque generalmente se sienten culpables sin serlo—, los inhiben a tener una vida social, productiva, afectiva e incluso sexual plena. “Los sobrevivientes que han sido abusados en su infancia de forma sexual, si no tienen tratamiento sicológico es como si estuvieran muertos en vida”, señaló.

Publicar un comentario