domingo, 21 de febrero de 2016

Contabilizan más de 100 víctimas de pederastia en Oaxaca; a dos años el responsable no recibe sentencia

EMILIO RAMÍREZ Y MAYRA MARTINEZ
Oaxaca, Oax. En Oaxaca las víctimas de pederastia por parte del sacerdote Gerardo Silvestre Hernández, se contabilizan en más de 100, en las 7 poblaciones a las que fue asignado el clérigo por la arquidiócesis de Oaxaca, denunció el Foro de la Niñez Oaxaqueña (FONI).



El representante de la asociación, Alejandro de Jesús Ramírez, señaló que las denuncias por abuso sexual en contra de niños por parte de sacerdotes no es en contra de la iglesia, sino a favor de las víctimas.
Y es que a pesar de que hace más de dos años, el ex sacerdote se encuentra recluido en el penal de Tlaxiaco aún no se le ha dictado sentencia.
Detalló que en el año 2006 se dio a conocer el primer caso de abuso de un niño de nueve años por parte de Silvestre Hernández al ocupar el interinato de la parroquia de Huitzo por seis meses.
Así mismo, agregó se estima que en 2008 fueron 45 niños y un anciano el número de personas abusadas por el clérigo en la población de San Lucas Camotlán, sin embargo, apuntó que la organización ha rastreado más de 100 víctimas.
Por su parte al enterarse de los hechos, el arzobispo de Antequera José Luis Chávez Botello, lejos de proceder en contra del pederasta lo encubrió y premió nombrándolo como decano de Ixtlán, en la Sierra Norte, y como encargado de la parroquia de San Juan y Santa María Ozolotepec, denunció el activista.
En tanto que al sacerdote Apolonio Merino Hernández le es ordenado por el arzobispo dejar de escuchar a las víctimas ya que divide a la iglesia y al clero; y posteriormente es suspendido mediante un decreto canónico firmado por Chávez Botello.
Ante esta situación las organizaciones sociales integrantes del FONI, exigieron la suspensión de Silvestre Hernández y la investigación por parte de la entonces Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) ante el presunto caso de pederastia.
Por lo que el 12 de agosto del 2013 la Agencia del Ministerio Público adscrita a la Subprocuraduría de delitos contra la mujer, ejerció acción penal en contra de Gerardo Silvestre por el delito de corrupción de menores.
De esta manera fue detenido el 29 de noviembre del 2013 y recluido en el penal de Tlaxiaco, fecha desde la cual no se le ha dictado sentencia.
Por la cual, indico que el FONI continúa con su exigencia de justicia para las víctimas y la pena máxima para los responsables de pederastia clerical ya que este delito es cometido en muchas poblaciones de Oaxaca.
Así como castigo a todos los involucrados con su conducta estructural de protección, a quienes se les debe fincar responsabilidad por preferir proteger al victimario en lugar de salvaguardar a las víctimas, declararon integrantes de las organizaciones.
El castigo que no ha llegado a los pederastas en Oaxaca
De golpe la vida les cambió, sus rostros de inocencia, ahora muestran un gesto de enojo, de rabia que no saben como más externar y en un silencio profundo guardan una dura experiencia; son más de cien niños de Oaxaca, víctimas de pederastía.
Desde hace años esperan el "castigo", no el divino, sino el de la justicia, porque dicen que el primero llegará en cualquier momento para todos los curas que detrás de una sotana han cometido abusos contra menores de edad, solapados presuntamente por el arzobispo José Luis Chávez Botello.
La espera ha sido larga, al menos para quienes decidieron denunciar, porque muchos casos más, se guardan como secreto que se llevarán "hasta la tumba", debido a las familias "tradicionalistas" en comunidades indígenas, donde por "vergüenza" y por miedo a la iglesia prefirieron callar.
Por otra parte la reciente visita del papá Francisco a México, despertó la esperanza en las víctimas y sus familias quienes esperaban algún pronunciamiento al respecto, incluso prepararon cartas de petición para el castigo de párrocos abusadores. Sin embargo no hubo trascendencia y la espera sigue siendo una constante.
La demanda es el esclarecimiento y justicia en el caso de estos niños y niñas que fueron abusados sexualmente por el sacerdote Gerardo Silvestre Hernández, que se encuentra recluido desde hace tres años en el penal estatal del distrito de Tlaxiaco.
El Foro de la Niñez Oaxaqueña (FONI) que agrupa a varias organizaciones, ha insistido en sacar a la luz los casos y exigir justicia, reclamó la setencia contra Gerardo Silvestre quien según dijeron cometió sus primeros abusos en el 2006 cuando cubría un interinato de seis meses en la comunidad de San Pablo Huitzo.
Mientras que en Camotlán, comunidad de la Sierra Sur, se han documentado seis abusos por parte del párroco. Familias relatan que a pesar de que las autoridades eclesiásticas fueron notificadas del caso, Silvestre Hernández, fue removido en al menos seis parroquias, pero no fue cesado del cargo ni se escuchó la voz de las víctimas.
No fue hasta noviembre del 2013, cuando se libró la orden de aprehensión, por lo que el sacerdote fue recluido en penal de Tlaxiaco, en donde aún no se le ha dictado sentencia a dos años de proceso.
"Un obispo que cambia a un sacerdote de parroquia cuando se detecta una pederastía, es un inconsciente, y lo mejor que puede hacer es presentar la renuncia”, dijo el papa Francisco durante su viaje de retorno de México a Roma y es precisamente lo que se preguntan las familias oaxaqueñas, si el Papa aceptó la renuncia de Chávez Botello.
EL Arzobispo de Antequera, dijo que presentaría su renuncia al cargo en esta visita papal. Aunque argumentó que no obedecía a las presiones de familias de víctimas de pederastía ni mucho menos por estos casos durante su administración.
Chávez Botello, es originario de Tototlán Jalisco, fue recientemente denunciado también por el sacerdote Manuel Arias Montes por presuntas amenazas debido a sus declaraciones en donde ha dado a conocer los casos de pederastía que segun han sido encubiertos por el Arzobispo.
A decir del titular de la Fiscalía del Gobierno del Estado, Héctor Joaquín Carrillo Ruiz, no existe una denuncia formal contra Chávez Botello, por encubrimiento de pederastas, más sí podrá ser llamado a declarar "como un ciudadano cualquiera" para las investigaciones en torno al caso de Gerardo Silvestre.
Sin embargo, admitió que sí hay una denuncia penal en contra del representante de la iglesia católica interpuesta por el padre Manuel Arias Montes, por lo cual habrá que practicar diligencia.
Por su parte el delegado Estatal de la Procuraduría General de la República en Oaxaca, Javier Villanueva Hernández, dijo que tampoco tiene registro de ninguna denuncia contra los responsables de este tipo de delito. El delegado estatal de esta dependencia federal dijo que no hay investigación en contra de los señalados por un grupo de curas y organizaciones sociales.
Narcisa Mendoza, originaria de uno de los pueblos de la Sierra, dio a conocer su testimonio a través de una carta en donde dio a conocer que su hijo de tan sólo 14 años de edad fue emborrachado por Gerardo Silvestre, posteriormente fue amenazado de ser remitido a Consejo de Tutela por la denuncia realizada por el abuso en su contra.
La estela de opacidad, corrupción eclesiástica y encubrimiento de la pederastía ha tocado a más de una decena de hombres de la iglesia; algunos señalados por las organizaciones de FONI son: Wilgrido Mayrén Peláez, Francisco Reyes y Pedro Ginés.
¿Que es la Pederastía?
Se considera abuso sexual infantil o abuso sexual a menores a toda conducto en la que un menor es utilizado como objeto sexual por parte de otra persona con la que mantiene una relación de desigualdad, ya sea en cuanto a la edad, la madurez o el poder.
En su mayoría, los abusadores son varones (entre un 80 y un 95% de los casos) heterosexuales que utilizan la confianza y familiaridad, y el engaño y la sorpresa, como estrategias más frecuentes para someter a la víctima.
La edad promedio de la víctima es entre los 8 y 12 años de edad, etapa en la cual se dan el mayor número de abusos.

Publicar un comentario