martes, 12 de octubre de 2010

Prevenir y Sanar el abuso sexual

No se por que me toco vivir tan de cerca este tema, mi familia está plagada de victimas de abuso sexual infantil, así como amigos y conocidos, por alguna razón a lo largo de mi vida he conocido más y más personas que lo han sufrido, un día contando todas las personas que conozco que han sufrido abuso o violación durante su infancia y me sorprendió el numero... aún más las que por diferentes medios he conocido su caso...mi corazón realmente se parte de dolor al saber que diariamente aumentan, por eso tengo la obligación, de compartir lo que he aprendido, lo que en el pasado necesitaba escuchar y deseo tanto que todos los que vivimos este crimen nos unamos en la lucha para que cada vez nuestros niños estén más protegidos.

Los supervivientes,
¿Por qué supervivientes? por que aún sigues vivo, por que tienes vida y la oportunidad de ser feliz y vivir una vida plena.

Seguramente la mayoría en su busqueda de una respuesta ha investigado las secuelas, las razones de sentirse así, el ¿por qué a mi?, pero es dificil encontrar respuestas que realmente alivien, se habla mucho sobre el dolor pero poco sobre como sanarlo y como evitarlo, como romper esa cadena que sin saberlo nosotros mismos formamos parte como victimas, como familiares de las victimas, amigos o simplemente por desconocer o no querer enfrentar este daño contra nuestros seres queridos.

Debo decir que no todos los caso terminan en devastación, he sido testigo de personas que deciden dejar de sufrir y sanar las heridas, que con esa fuerza de supervivientes deciden poner fin a esta carga.

Es una decisión, decir: Este es el ultimo día en que voy a cargar con algo que no es mio, algo que yo no escogí, de lo cual no soy responsable por que la inocencia de un niño no tiene culpa alguna, la inocencia de un niño mantiene pura el alma.

Tu cuerpo pudo ser lastimado, pero ese cuerpo ya no existe más por que cada célula tuya, el tiempo la ha transformado en una nueva, la naturaleza es tan sabía que cada día nuestro cuerpo se renueva y aquel al que una vez lastimaron ya es polvo, las heridas del alma son las que realmente hay que sanar.

¿Cómo sanamos las heridas del alma? ¿Cómo perdonar un crimen tan horrible? Muchos analistas han escrito sobre las secuelas de las victimas de abuso sexual, toda la información que uno puede encontrar es real, hay que conocerla y actuar, pero esa información no consuela, no alivia, solo hace que la rabia y el dolor aumenten.

Esto me llevó a buscar, a investigar sobre el tema, a ser cada vez mas receptiva, conforme fuí ahondando me di cuenta de la cantidad de personas que lo vivimos, de como es velado y muchas veces somos insensibles aunque lo tengamos delante, en nuestro propio entorno.

Sin embargo, la ciencia no tiene todas las respuestas, y así como hay milagros médicos físicos también hay milagros del alma, eres uno por el simple hecho de estar vivo, de haber sobrevivido.

El primer paso para sanar el alma, el más doloroso y que pareciera imposible es el perdón, imposible por que al escucharlo uno piensa ¿cómo puedes pedirme que perdone al asesino de mi alma, a quien ha destrozado mi vida? La respuesta: para sanar tu alma.

Por ti, aunque no lo consigas dilo en tu interior, mirando su alma, esa alma enferma, que lo más probable es que también tuvo un agresor, que escogió seguir propagando el dolor y por ello es más culpable.

Perdonale por que hoy quieres dejar de ser un eslabón de dolor, por que quieres sanar tu alma y salir de un circulo de maldad, brillar sobre esa vileza, noble y reluciente con un perdón, dejale a Dios que lo juzgue, a la vida y la muerte que se encargará de cobrar cada lagrima tuya. Pero hoy libera tu corazón de esas ataduras de odio, de dolor, de rabia, de la injusticia y tu corazón empezará a sanar pues has sacado la espina que te envenenaba.

Lo más seguro es que no consigas un perdón verdadero al principio pero cada vez que vengan a tu mente los recuerdos dolorosos practica estos pensamientos, dilos en voz alta si hace falta, aunque no lo sientas, las palabras te sanarán, dí: Yo te perdono de todo el mal que me causaste y no te deseo ningún mal, tal vez un día puedas decirle Te perdono de corazón y deseo tu bien aunque no lo merezcas ese sería el mas alto grado de perdón.

Con el tiempo descubrirás que has liberado tu corazón y que no sientes más odio, un corazón listo para ser feliz.

El segundo paso, contarlo, otra atadura menos, cuando ese secreto que se guarda (por temor, por vergüenza, por mil razones) sale a la luz, rompes la segunda atadura de tu alma, rompes ese lazo que que te ata al abusador, esa pesada carga se hace ligera, incluso he sido testigo que de personas que al contarlo a alguien en quien confian han exerimentado cambios físicos, perder sobrepeso, cambio en su rostro, mejoras en su humor, es un paso escencial para la recuperación.

El mayor problema del abuso sexual infantil es el silencio, con el silencio el único beneficiado es el abusador y nuestros niños corren peligro, se sigue cometiendo este crimen contra la humanidad, digo humanidad por que cada inocente abusado es hij@, es amig@, herman@, novi@, madre o padre, un ser querido de alguien.

Aunque el secreto parezca estar bien guardado, se desborda sin que nos demos cuenta, heredandolo a nuestras familias, a nuestro entorno. Por ti y por tus seres queridos se debe gritar que el abuso sexual existe y está más cerca de lo que nos imaginamos. Sin embargo nuestra sociedad esta construida para negarlo, ocultarlo y no quiere ver, es mucho fácil no tener que encarar este cáncer.

Es muy importante que cuando te decidas a hablar sea con alguien con quien tengas confianza, respeto y apoyo. También hay que tener conciencia que la mayoría de las veces la personas no queremos escuchar y preferimos pensar que esas cosas a nosotros no nos pueden suceder y si te encuentras con estas actitudes no te sientas mal por ello, por que tu fuiste valiente, tu has hecho tu parte.

En el caso de psicólogos o psiquiatras hay que buscar especialistas en abuso sexual que tengan la experiencia, la sensibilidad, que realmente te puedan guiar y apoyar, por ello son tan recomendables las instituciones que luchan contra el abuso sexual y los grupos de apoyo con personas que te hagan sentir comprendido.

La terapia para sanar heridas con especialistas es fundamental, ya que en semanas se puede entender y asimilar lo que quizas te costaría años, acelera la recuperación pues finalmente son medicos del alma.

No tienes por que pasar solo algo que es responsabilidad de esta sociedad, un hecho en donde el el más inocente es el que más siente la carga, cuando sólo debe ser auxiliado y protegido por nuestra sociedad, el que debe cargar con ello es el criminal y los complices.

El tercer punto por un momento dudé en escribirlo ya que no todos creen en un ser supremo, en Dios, y si se cree en Él es muy común sentir coraje por no haber intervenido, no se puede comprender como puede permitir estas atrocidades contra inocentes.

Pero a lo largo de este camino he sido testigo que la espiritualidad es un gran alivio para el alma, sin importar religión o doctrinas, el cambiar nuestra mirada hacia lo que realmente es valioso en esta vida, el amor.

Mirar el mundo con nuevos ojos donde el presente es lo más importante, disfrutar nuestro hoy con todo lo que la vida nos ofrece; personas que nos aman y que amamos, las pequeñas alegrías de la vida que no valoramos y damos peso al pasado, un pasado que ya no se puede cambiar, olvidemos el pasado, dejemos de pensar en el futuro que aún no llega y vivamos el presente con todas las bellas posibilidades que nos ofrece.
Publicar un comentario