miércoles, 24 de agosto de 2011

¿PUEDEN SER VÍCTIMAS?


En la casa, en la calle, en cualquier lugar un menor puede ser victima. Cualquier niña, niño o adolescente. En cuanto al agresor cualquier persona puede cometer ese delito.
El cuidado no solo es del niño o de la niña y de su cuerpo, el cuidado debe ser de todos.

No queremos caer en paranoia o inadecuadamente, solamente estar alerta y pensar que a nuestros hijos/as, en nuestra familia debemos prevenir.

Es necesario mejorar los programas de prevención haciendo más partícipes a los padres, en cuanto al cuidado del menor. La realidad supera a la ficción y la realidad es muy cruda para los afectados y la propia familia.

Ofrecemos algunos datos:

El 33.2% de las niñas llevadas por sus familiares en busca de ayuda psicológica cuentan con edades entre los 3-8 años, el 46.2% son preadolescentes con edades entre los 10-13 años de edad; el19.9% son adolescentes medias de 14-17 años de edad.

El 53.7% tiene en su historia un suceso de abuso sexual cometido por una persona de sexo varón que pertenecía a su familia (tío, primo, hermano, abuelo, padre, padrastro).El 23.4% tun suceso de abuso sexual por parte de personas de sexo varón cercanas al entorno familiar (amigos, vecinos). Un 10% de niñas sufren abusos sexuales por parte de personas pertenecientes al entorno escolar. Un 6.7% por parte de una persona de sexo masculino y un 3-3% por parte de una persona de sexo mujer.

El 90% las niñas-adolescentes suelen tener un nivel intelectual promedio o superior.

El abuso sexual se puede describir como una relación de “hechizo” –otro día hablaremos de ello -que incluye situaciones en las que un individuo ejerce una influencia exagerada y abusiva sobre otro, sin que éste sea consciente de ello; acción sexual de una persona adulta, hombre o mujer, que impone, sea con engaños, chantajes o fuerza a un niño que no tiene la madurez para saber de lo que se trata.


El abuso sucede en todos los niveles, en la mayor parte de las veces en la casa, y en la mayor parte de las veces por personas cercanas al entorno del niño y también al entorno familiar.

La edad de la persona que comete el abuso sexual es variable pudiendo ser un adolescente de 12 años o un tío abuelo de 60, un hermano de 13 o un tío de 45, un director de escuela de 50 o una auxiliar de nido de 28. Puede ser un hombre o puede ser una mujer.

La mayor parte de las veces puede ser un hombre joven, pero también puede ser un hombre considerado anciano, o también una mujer que cuida al menor.

Quien sufre el abuso sexual puede ser una adolescente de 17 años o una niña de 2 años, una escolar de 4 años que va al nido o una adolescente de 13 que recibe la citación en la dirección del colegio.

El abuso puede cometerse en la casa cuando la niña de 4 años juega con su tío de 18 y este se echa encima de ella o en la casa del vecino de 60 años que le ofrece dinero a una adolescente de 13 años para que se deje tocar.

Pueden estar en el primer piso de la casa los tíos, primos, padres de una adolescente de 13 años, mientras que su tío abuelo de 60 años, le toca los genitales mientras que ella ve la televisión en el segundo piso.


INSISTO NO ES PENSAR INADECUADAMENTE, ES SOLAMENTE ESTAR ALERTA Y PENSAR QUE SI PUEDE PASARNOS.

Susana Balao Parra (Colaboradora)
Publicar un comentario