viernes, 5 de septiembre de 2008

COMENTARIOS DE APOYO



"Sr. Adame : Leí su articulo publicado en yo influyo y me removió muchas cosas que estaban guardadas muy dentro de mi, en el lugar mas oscuro y que trato de no voltear a ver nunca, pero me uno a su petición y quedo a sus ordenes en lo que yo le pueda ayudar al igual que usted no soy ningún político, soy de clase media trabajadora una persona que esta tratando de superarse cada día mas madre de familia de tres hermosas niñas y que como su hija sufrí de un gran acoso sexual durante toda mi infancia, la cual se fue a la basura totalmente junto con los deseos que me acompañaban todo el tiempo de querer morir cada día que pasaba y sentía esa sensación tan terrible de saber que había alguien ahí siempre al acecho es lo mas espantoso que cualquier niño pueda vivir y también quedo sin denuncia e impune tengo las manos y mi voluntad atadas, el coraje corre por mis venas y la desesperación de no poder hacer nada pero si podemos ayudar a las nuevas generaciones a que esto no siga igual tiene que haber un cambio, por mis hijas y por todos los niños que merecen una infancia feliz libre de violencia. Le mando saludos y quedo a sus ordenes"

“Mi nombre es Andrea y leí su comentario en el periódico EXCELSIOR,"una lágrima convertida en un océano". Soy una mujer de 25 años, madre de 3 niños; hace10 años el 25 de junio de 1998, con 15 años de edad y las ilusiones y sueños a flor de piel fui violada por un "amigo" de la familia, golpeada y hospitalizada por una semana en la cruz roja de Ecatepec por ser estado de México donde se Cometió el delito.
Fue desolador para mi verme expuesta ante una autoridad inhumana que me
trató como si yo fuera la delincuente ,el examen médico fue traumatizante pues
la doctora me trató muy mal, tenia un desgarre por lo cual aún después de una
semana sangraba y no me proporcionaron ni una toalla sanitaria, al rendir ante
el MP mi declaración me preguntaban si antes de la violación cosas, como si
era virgen o no, si me había acostado con otro u otros antes, que si tenia novio, que si me vestía provocativamente, y después de contestar todas esas humillantes preguntas no sin antes amenaza de por medio de que si no decía la verdad me iba a ir muy mal por mentir comenzaron las preguntas de como había sido el ataque, exigiendo detalles morbosos diría yo, innecesarios para una investigación así.
Los judiciales le pidieron dinero a mi mama y a mi hermano "para hacer mas eficiente su labor”, me mandaron con una sicóloga a la que solo acudí dos veces, decepcionada dejé el tratamiento tan valioso en estos casos para superar algo así.

Los judiciales iban por mi y mi mamá en una camioneta con vidrios polarizados
para llevarnos a dar vueltas por donde creían que lo iban a agarrar para que
yo lo identificara, fue un estrés terrible y un día no quise ir mas y los judiciales dijeron que tal vez era porque mentí en contra de mi agresor, no comprendieron que devastó mi vida en estrés, el trauma y ver a mi madre acabarse.
Regresé nuevamente un tiempo después a que me hicieran estudios para saber si
había contraído una enfermedad o había quedado embarazada para practicar el
aborto de ley. Esos días fueron los mas horribles de mi vida pues no dormía ni
comía pensando en si había quedado embarazada que no iba a tener valor de
abortar por mis creencias y valores, pero tampoco podía querer a un niño que
aunque inocente ´me recordaba ese trauma; afortunadamente no quedé embarazada.
Tres años después nació mi primer hijo el cual tuve con mi pareja con la cual
fracasé por mis traumas y le hice la vida imposible a mi hijo pues lo sobreprotegía y dudaba de todos y hoy 10 años después soy mamá de otros 2 pequeños y hace 2 años fui a buscar ayuda profesional para superar eso y aún estoy en el proceso. Amo mi vida y a mis hijos y mi actual pareja me apoya y me comprende.
Solo sé una cosa, DEBE CAMBIAR EL SISTEMA, el código de procedimientos penales para que las víctimas de abuso sexual puedan acceder a un trato humano, digno y con personal capacitado en esas áreas en específico y tratar de no hacer mas doloroso el proceso ni mas traumático para quien vive algo así.”

“Le agradezco infinitamente su atención y aún mas su solidaridad con quien
vive algo así, tenga de Dios la bendición y el pago a tan noble causa .
Le agradeceré confirmarme la recepción de este correo pues su comunicado me resulta de sumo interés pues además de ser madre de dos hijos, dentro de mi responsabilidad social he estado trabajando para que se den en forma gratuita cursos para mujeres y sorprendentemente de las asistentes, el 80% sufrió violaciones en su infancia.
Me gustaría sumarme de alguna manera a lo que usted demanda.”

"El documento es desgarrador y un grito tanto de coraje, como de espranza y denuncia; del delito como tal y de la actuación que podríamos llamar brutal del sistema de impartición de justicia, en este caso, penal, en nuestro país.
No sólo es de retomarse el doloroso proceso para un niño víctima de este incalificable hecho delictivo, también, en las mismas circunstancias, están los casos de violación a adultos
¿Cómo es posible que no se atienda esta clase de desahogo en el proceso de forma que no sufra la víctima la humillación de carearse en público con el victimario?
Es imprescindible que el gobierno se de a la tarea de resolver la problemática dolorosa, que aun después de sufrir el delito, que es quien lo sufre, deba continuar penando ante extraños para que se cumpla en justicia y se condene al mal nacido delincuente que abuso sexualmente, en este caso de un menor.
Méxio va perdiendo, como en muchas otras partes del mundo la batalla no sólo contra el crímen, sino más grave aun, contra la perdida de valores y la conciencia interior de cada ser humano, resultado esto, en mí opinión de la relajación que sufre actualmente el género humano por el debilitamiento de algunas de sus principales instituciones, la familia y la moral cívica."
Publicar un comentario