jueves, 13 de enero de 2011

EL AMOR OBSESIVO

EL RECHAZO ES EL FACTOR QUE DESENCADENA EL AMOR OBSESIVO

¿Qué es el amor obsesivo?

1. Deben tener una fijación dolorosa, avasalladora, con un amante real o deseado.

2. Deben tener un anhelo insaciable por poseer o ser poseídos por el blanco de su obsesión.

3. El blanco debe haberlos rechazado o tiene que ser inaccesible en una u otra forma, ya sea física o emocionalmente.

4. El rechazo o inaccesibilidad del blanco los debe impulsar a adoptar conductas autoderrotantes.

Los obsesivos pueden ser completamente racionales en muchas otras áreas de sus vidas o pueden verse afectados por otros comportamientos apremiantes. Estos comportamientos se incluyen en una gama que cubre desde el alcoholismo, adicción a fármacos o juegos de azar compulsivos hasta conductas menos ostensibles, como la adicción al trabajo o un perfeccionismo rígido.

En realidad, el amor obsesivo no tiene nada que ver con el amor: esta clase de sentimiento es más bien un anhelo. El anhelo es querer lo que no se tiene. Incluso cuando los amantes obsesivos mantienen una relación, no tienen suficiente de lo que quieren. Siempre anhelan más amor, más atención, más dedicación, más reafirmación. No obstante lo promisoria que pueda parecer la relación en el inicio, la insaciable naturaleza demandante de la obsesión propiciará el alejamiento de la mayoría de los blancos (quienes tienen un perseguidor no deseado e insaciable). Independientemente de lo que puedan sentir los amantes obsesivos, son sus propias necesidades y deseos los que controlan, a menudo a costa de las necesidades y deseos de su blanco.

El amor obsesivo está dominado por el temor, la posesividad y los celos. El amor obsesivo es inestable e incluso algunas veces peligroso. En el fondo, nunca satisface, nunca vigoriza, y es raro que proporcione una sensación agradable.

Los amantes obsesivos están tan atrapados en el remolino de sus pasiones que sencillamente rehúsan aceptar el final de una relación.

Los amantes obsesivos rigen su vida con un credo inquebrantable:

ÉSTA ES LA ÚNICA –E INSUPERABLE– PERSONA MÁGICA QUE PUEDE SATISFACER TODAS MIS NECESIDADES

¿Eres un amante obsesivo?

1. ¿Añoras constantemente a una persona (él o ella) que no está a tu alcance, física o emocionalmente?

2. ¿Vives para el día en que puedas alcanzarla?

3. ¿Crees que si la quieres lo suficiente, esa persona tendrá que amarte?

4. ¿Crees que si la acosas con intensidad (o en la forma adecuada) te aceptará?

5. Cuando te rechaza, ¿este hecho te impulsa a quererla más?

6. Si se te rechaza repetidamente, ¿tu entusiasmo se convierte en melancolía o rabia?

7. ¿Te sientes una víctima porque esa persona no te da lo que quieres?

8. ¿Tu preocupación por ella es tan intensa que afecta tus hábitos alimenticios o de sueño, o tu capacidad en el trabajo?

9. ¿Crees que esa persona es lo único que puede darle sentido a tu vida?

10. ¿Llamas incesantemente a esa persona, a veces a horas inoportunas, o esperas largas horas a que te llame?

11. ¿Te presentas inesperadamente en su casa u oficina?

12. ¿Compruebas si está donde se supone que debe estar e investigas con quién se encuentra? ¿Alguna vez la has seguido a escondidas?

13. ¿Has llegado al vandalismo o incluso a la violencia contra esa persona o contra ti mismo(a)?

Si respondiste “sí” a tres o más de estas preguntas, eres un amante obsesivo. Esta obsesión se puede superar. Debes buscar ayuda profesional inmediatamente, antes de que te dañes a ti mismo o a otra persona de forma permanente).

¿Eres el blanco de la obsesión?

1. ¿Te sientes asfixiado por la conducta de la pareja?

2. ¿Una persona a quien has desalentado intenta repetidamente convencerte de que no conoces tus propios sentimientos o deseos, de que realmente la amas?

3. ¿Un ex amante o ex cónyuge rehúsa creer que todo ha terminado y continúa persiguiéndote a pesar de tus objeciones?

4. ¿Recibes llamadas telefónicas, cartas, regalos o visitas no deseadas de esa persona?

5. ¿Su insistencia te está creando tanta ansiedad que afecta tu bienestar físico o emocional, o tu capacidad para concentrarte en el trabajo?

6. Cuando la rechazas, ¿se desespera aún más por tenerte?

7. Cuando la rechazas, ¿se pone melancólica o se enoja?

8. ¿Se dedica esa persona a fiscalizar tus actos y a las personas que ves? ¿La has sorprendido siguiéndote?

9. ¿Tienes temor de salir de casa porque te puede estar esperando?

10. ¿Te sientes objeto de la persecución de esa persona?

11. ¿Temes que esa persona pueda lastimarte o volverse autodestructiva?

12. ¿Esa persona te ha amenazado con recurrir a la violencia o se ha vuelto violenta?

Si respondiste “sí” por lo menos a una de estas preguntas, es probable que seas el blanco de una amor obsesivo. Aunque pueda haber quien considere que las atenciones no deseas de un obsesivo no son más que molestas, otros se pueden sentir abrumados por la opresión y los cambios de ánimo del obsesivo. Otros pueden correr un peligro real y no deben subestimar esa posibilidad.





Tomado de NO SE OBSESIONE CON EL AMOR de Susan Forward y Craig Buck.
Publicar un comentario