lunes, 11 de abril de 2011

casos en Tabasco

Estadísticas de la Procuraduría de la Defensa del Menor y la Familia, la organización 'Aldea por los niños, y la Facultad de Psicología de la UNAM, indican que Tabasco es uno de los estados donde ha aumentado de manera alarmante el abuso sexual contra niños, pues en 16 meses hay registrados 91 casos. Señalan que tan sólo en el 2010 se registraron 83 casos y en lo que va del 2011 tienen conocimiento de 8 abusos sexuales contra menores. Afirman que quienes abusan de los niños son principalmente sus parientes más cercanos, como padrastros, tíos, abuelos y primos, incluso hasta padres. Al respecto, Patricia Osorio Lastra, directora de la Procuraduría de la Defensa del Menor y la Familia, lamentó que en los últimos años se haya incrementado en Tabasco los casos de maltrato infantil, de tal forma que en 2010 hayan atendido alrededor de 177 denuncias de maltrato de infantes, de los cuales 41 fueron por abuso sexual, 42 por violación y 94 por maltrato físico y omisión de cuidado.



En lo que va del 2011 la procuradora informó que han atendido 55 denuncias de maltrato infantil, de los cuales 25 son por ataques físicos, 15 por omisión de cuidado, cinco de abuso sexual y tres de violación. La funcionaria aclaró que el abuso sexual es cuando los adultos tienden a tocar las partes de los menores o a obligar a que éstos los toquen; mientras que la violación es la consumación del acto sexual a través de la penetración. Osorio Lastra expuso que en la mayor parte de los casos que la Procuraduría ha atendido, el mayor porcentaje son personas cercanas al menor, como padrastros, tíos, abuelos y primos e incluso los propios padres. “Nosotros atendemos todos los casos que nos denuncian ya sea por alguna llamada anónima o porque vengan las personas aquí y nos digan que algún niño está siendo víctima de maltrato, por lo que de inmediato procedemos con el personal que tenemos aquí e iniciamos la denuncia ante la Procuraduría de Justicia del Estado”, expuso.



Por su parte Alejandra Arias, presidenta de la ONG 'Aldea por los niños', afirmó que en los últimos años se ha registrado de forma alarmante un incremento en los casos de abuso sexual infantil, ya que mensualmente tienen documentados entre 30 a 40 casos. La promotora y defensora de los derechos de la infancia afirmó, que la mayoría de las víctimas son niñas de entre 5 a 6 años, que viven en comunidades rurales de los municipios del Estado, en donde existe mucha ignorancia sobre las instancias a las que se deben de recurrir en caso de abuso sexual y violación. Además de que lamentó que actualmente muchos de los casos queden impunes, pues la mayoría de los niños que son objeto abusados sexualmente son amenazados por sus abusadores con asesinarlos si llegan acusarlos con sus padres, y en caso de que así fuese, existen muchas madres de familia que han llegado a permitir el abuso de sus hijos, cuando el agresor llega a ser el padrastro.



La activista aseguró que es urgente que los legisladores y autoridades responsables hagan modificaciones al código penal, ya que actualmente a los violadores de niños se les castiga con menos de ocho años; mientras que los padres que incurren en el delito de omisión de cuidado son castigados con dos años de cárcel. Ruth González Serratos, catedrática de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), que la edad promedio de la víctimas es de 5.7 años y el 77 por ciento son niñas, mientras que en todos los casos la víctima conocía al agresor: el hermano en 19 por ciento; el padrastro en el 18 por ciento; el tío en un 16 por ciento y el padre en un 15 por ciento. González Serratos manifestó que los menores abusados sexualmente presentan un síndrome de estrés postraumático que se manifiesta en alteraciones en los hábitos escolares en el 40 por ciento de los casos; en hábitos del sueño 10 por ciento y presentan además miedo a salir en un 70 por ciento; miedo a algún hombre en específico, a adultos en general, a que la madre sea agredida y a salir a jugar en un 60 por ciento.
Publicar un comentario