martes, 30 de junio de 2009

FUNDACIÓN CONTRA EL ABUSO SEXUAL INFANTIL


Roberto Piazza se mostró indignado por la resolución judicial que dejó anteayer en libertad a su hermano Roberto Pezzone Piazza. La Sala 1 de la Cámara de Apelaciones en lo Penal revocó la acusación que pesaba sobre el hombre –de 61 años– de abusar sexualmente de su hijo mayor desde los siete a los 14 años.


“Hoy (por ayer) es un día de luto nuevamente para todos. Día a día la ley y quienes representan la ley y los derechos humanos en este país nos dejan de luto porque nos siguen matando pedazos de alma.

“Si bien hablo como presidente de mi fundación contra el abuso sexual infantil y la violencia familiar, soy una víctima más como también mi sobrino Ramiro de su padre Ricardo Pezzone Piazza. Y hablo también en nombre de todas las madres, padres y víctimas de abuso, violaciones y crímenes no resueltos, como las Madres del Dolor y tantas asociaciones que deambulan pidiendo justicia eterna y los anónimos que no se animan, por miedo, a decir nada”, aseguró.

Luego se preguntó “¿Por qué los jueces en Santa Fe, en este caso, dejan libre a un perverso puro, palabras dichas y escritas por los psicólogos en peritajes? ¿Para qué? ¿Cómo un abogado o juez puede pedir pruebas a un joven de 24 años luego de haber sido violado 14 años desde los 5 en adelante como me lo hizo a mí, en la misma casa materna, en el terror de la noche y la oscuridad y teniendo de cómplice el silencio familiar?”.

Más adelante siguieron las preguntas a los responsables de impartir justicia: “¿Ustedes saben señores jueces lo que es tener 5, 6 o 15 años y que un padre o un hermano lo ate y lo viole, o lo golpee hasta sangrar y lo viole a la fuerza e insulte mientras hace de nuestro cuerpo un elemento de juego de tortura?“¿Ustedes saben señores jueces qué se siente al ser discriminado, insultado, violado con elementos, con las manos o con cosas que lastiman nuestro cuerpo aún siendo jóvenes? ¿Vieron ustedes alguna vez un chico violado durante años, su cuerpo destrozado y su alma desvanecida? Seguramente se preguntarán qué se siente ¿no? Yo les digo lo que se siente: muerte, muerte y más muerte.

“¿Acaso no juraron cuando se recibieron, ser fieles a Dios y cuidar y proteger con leyes? Pero las leyes no son sólo las que están escritas en un libro, hay más, y ustedes lo saben muy bien y no hicieron nada, en este caso y en miles de casos, día a día en todo el país. ¿Cómo podemos vivir con esas leyes y esos dictámenes?”.

“¿Por qué aceptamos nosotros que un perverso quede libre, día a día por leyes que son mal aplicadas? O no saben o tienen miedo. ¿A qué? ¿A la venganza? ¿A qué? ¿O no saben usarlas o no les importa nada la vida de los demás? ¿Qué grado de compromiso hay?


“Nunca entenderé qué es lo que pasa en la cabeza de un abogado cuando firma la libertad de un violador; como nunca entenderé cómo !un abogado puede defender a un violador! Me pregunto y le pregunto a ellos que saben tanto: ¿qué es lo que piensan o sólo se atan a lo que un libro de leyes dice?

“¿Que pasó con los peritajes psicológicos? ¿Qué pasó con las denuncias? ¿Qué pasó con los testigos de que ese tipo es un perverso? ¿Adónde estamos parados? ¿Quién nos representa y quién nos cuida?”, señala
.

Sin embargo yo confié, luché, peleé contra mil cosas, pero ¡no pasó nunca nada!

“Los jueces, quién sabe por qué, hoy lo dejan libre al señor Ricardo Pezzone Piazza aún sabiendo y escribiendo en ese papel que es ¡un perverso puro!

O sea que no hay pruebas de sexo en el cuerpo de ese joven porque pasaron algunos años, ¿y la mente?, ¿sus declaraciones? ¿Qué pasa? No entiendo señoras, mamás, papás, víctimas que aún están esperando y no les dan solución, no les devuelven la paz, padres y familias. ¿Qué están esperando? ¿Qué la ley nos proteja?”.
UN DÍA DE LUTO

Más adelante Piazza escribió: “Hoy es un día de luto más para los que sufrimos la aberración de la violación y como presidente de una fundación que lucha hasta la muerte contra eso, decreto que el fallo es una injusticia, una tomada de pelo, un sarcasmo siniestro para los que queremos sólo ser felices y vivir en un mundo de armonía y no nos dejan.

“Sólo diré que esto seguirá, no quedará así porque hay mucho por hacer. Quería hacer conocer mi opinión a la gente de mi Santa Fe natal y decirles que, en verdad, estoy avergonzado de quienes nos cuidan, de nuestros jueces y de nuestro cobarde sistema psicópata”.

En el final Piazza quiso dejar un mensaje para todos los abusadores: “Sólo les deseo que esta noche al poner la cabeza en la almohada sueñen con un nene o una nena que es corrompida por su padre y sientan lo que se siente y verán qué equivocados están. Que Dios los ayude de verdad; la vida no termina aquí y tiene sus vueltas.

“Y a ustedes mamás, papás, chicos, chicas: es hora de no ser más un perrito con miedo. ¡Salgamos a denunciar y no callar! Es nuestra vida, es nuestro cuerpo, es nuestra felicidad. Que nadie, por más juez, por más letrado, por más padre o perverso puro, pueda dejarnos con un violador paseando por la peatonal de Santa Fe. , concluyó.
Publicar un comentario