domingo, 5 de septiembre de 2010

LIDIANDO CON SENTIMIENTOS SUICIDAS.

La mayoría de los sobrevivientes tienen sentimientos suicidas en algún momento del proceso de sanar, generalmente en las etapas de emergencia. Si no sintieron impulsos suicidas antes de que comenzaran el proceso de curación (algunos sobrevivientes experimentan impulsos suicidas toda su vida), la intensidad del proceso de curación puede provocar que consideren el suicidio por primera vez.

HAY UNA SOLA COSA QUE DECIR ACERCA DEL SUICIDIO: NO LO HAGAS.

Busca apoyo. Busca ayuda. Sobreponte al impulso de matarte. Es normal tener impulsos suicidas cuando enfrentas sentimientos infantiles de dolor y terror. Cuando experimentas la profundidad de tu vergüenza, es común que pienses en matarte. Pero tener estos sentimientos es muy distinto de hacerlo. Reconoce los sentimientos suicidas pero NO TE MATES. El agresor ya te ha robado demasiado, no permitas que te quite todo.

Revisa la lista que hiciste en el ejercicio anterior. Si empiezas a sentir impulsos suicidas, esta lista te puede ayudar. También te puede ayudar hacer un pacto de no suicidio con tu terapeuta, tu pareja o un amigo. En un pacto no suicida, tú te comprometes a NO MATARTE en un periodo determinado (una semana, una noche, hasta la siguiente sesión con tu terapeuta) y te comprometes a llamar a la persona que te apoya la siguiente ocasión que sientas la urgencia de matarte. Si estás pensando en matarte y quieres salir en tu auto, o si quieres quemarte, cortarte, o tomar una sobredosis de algún medicamento o droga, si empiezas a sentir que no puedes confiar en ti, te comprometes a llamar a tu terapeuta, al líder del grupo de autoayuda, a tu pareja o a otra persona de tu sistema de apoyo inmediatamente, antes de hacer algo que ponga en riesgo tu vida (incluso las de otras personas como cuando manejas de manera peligrosa).

En un pacto no suicida puedes incluir las razones por las que deberías vivir. Escríbelas. Si no puedes pensar en ninguna, pide a las personas de tu sistema de apoyo que escriban algunas para ti (No eres mala. Mereces vivir. No hiciste nada malo. Te amo).

Si te preocupa que no puedas controlar tus sentimientos suicidas, tómate el tiempo para crear un plan para mantenerte viva. Asegúrate que haya personas en tu sistema de apoyo que sepan que tan desesperada te estás sintiendo. Si estás en un grupo, di a los miembros de tu grupo que estás pensando en el suicidio. Si estás haciendo los preparativos para suicidarte (comprar una pistola, conseguir una dosis letal de píldoras) díselo a tu terapeuta o a alguien más entrenado para trabajar con sentimientos suicidas, de modo que ellos puedan ayudarte. Si no hay nadie en tu sistema de apoyo que tenga experiencia en trabajar con el suicidio, llama a los teléfonos de emergencia de tu comunidad y pide los números de emergencia para evitar el suicidio y llama. La gente que responda tu llamada ha sido entrenada para escuchar, entender y ayudarte a encontrar otras maneras de enfrentar la angustia extrema. Una llamada puede salvar tu vida.

Si estás pensando en el suicidio ahora mismo toma tu tiempo para escribir un plan para mantener viva.

MI PLAN DE PREVENCIÓN DEL SUICIDIO
 Cuando sienta impulsos suicidas, yo haré…
• No haré…
• Llamaré a… (escribe el nombre y el número)
• Si no puedo encontrar a mi primer opción en el teléfono, llamaré a…
• El número de prevención del suicidio en mi localidad es…
• Yo deseo vivir porque (escribe las razones por las que quieres vivir y si no encuentras ninguna pide a las personas de tu sistema de apoyo que te escriban algunas)…

Reflexiones:
• ¿Cuál es mi historia con el suicidio y los intentos de suicidio?
• ¿Alguien sabe de mis sentimientos suicidas? Si no, ¿Con quién puedo hablar?
• ¿Qué recursos tengo ahora para evitar matarme? ¿Qué recursos necesito todavía? ¿Cómo puedo obtener esos recursos que me hacen falta?
• ¿Estoy dispuesta a hacer un pacto no suicida? Si no, ¿Por qué?

Espera el siguiente ejercicio sobre LA ETAPA DE EMERGENCIA.
Publicar un comentario