lunes, 15 de noviembre de 2010

11. Fantasías y sueños_Comprendiendo al sobreviviente

Algunos sobrevivientes reportan tener fantasías recurrentes o sueños acerca de ser violados o de participar en situaciones sexuales abusivas. El sobreviviente no tiene un deseo consciente de ser abusado sexualmente, pero estas fantasías o sueños siguen apareciendo. Generalmente, estos sueños y fantasías son involuntarios y aterradores para el sobreviviente. Algunos sobrevivientes; sin embargo, experimentan estas fantasías de ser forzados o dominados como algo agradable y ésta puede ser la única manera para ellos de alcanzar el orgasmo.

Las fantasías o sueños de los sobrevivientes acerca de ser abusados sexualmente no significan que quieran volver a ser abusados otra vez, y estas fantasías no tienen que ser representadas. Los sobrevivientes que sólo pueden alcanzar el orgasmo mediante estas fantasías han sido afectados por el abuso sexual tan profundamente que su respuesta sexual está condicionada a la repetición de la fantasía del abuso.

Las fantasías y los sueños pueden ser una forma de que los asuntos inconscientes surjan y pueden ser usados en el proceso de recuperación para descubrir y sanar experiencias abusivas pasadas. Las fantasías pueden ser empleadas por el sobreviviente como ensayo mental de una respuesta deseable o de un comportamiento de otro tipo. Por ejemplo, la fantasía puede ser representada intercambiando los papeles, con la intervención del adulto sobreviviente como un súper héroe, con un resultado diferente o con un giro hacia una forma de ser más funcional. Nosotros no tenemos que ser las víctimas en nuestras fantasías o en nuestros sueños; en cambio, podemos usarlos a nuestro favor. Compartir y discutir estas fantasías y sueños con parejas o terapeutas puede proporcionar una luz en el proceso de sanación. Esto puede llevar al sobreviviente a formularse ideas o imaginar conductas más funcionales para ser usadas en sueños y fantasías.



Tomado de Ghosts in the bedroom [Fantasmas en la habitación. Una guía para parejas de sobrevivientes de incesto] por Ken Graber.
Publicar un comentario