miércoles, 20 de abril de 2011

EN MI SOLEDAD CON LA COMPASION...


Me convirtieron en adulta sin derecho, me robaron mis años dorados y deseados...

Todo lo que veía y aprendía no me correspondía,
al mirar a otros niños envidiaba sus juegos, su inocencia con gran anhelo y desconsuelo por sentirme mayor para ser como ellos.
Me cuestionaba todo, no tenía expresión sólo hablaba con mi interior, juzgando la vida para comprender o encontrar explicación...
Elegí mi silencio como forma personal de entender lo que pasaba, cómo refugio ante el dolor de la incomprensión, impotencia y olvido...
Capitalizaba la vida sin interés buscando un lugar que me diera el cariño ansiado, el apoyo deseado o el aliento necesario...
Y me preguntan si conozco la compasión...
Quién me protegía eran mis carceleros, consentidores ladrones de mi candor sembradores de mi dolor...
Transcurrían los días sin pasión, peguntándome que era el valor por vivir...
Los valores, lo que nos hace más humano, con mayor calidad como persona. Son valores que posteriormente ayudarán a insertarnos eficaz y fundamenta la vida social, de la que quería a mi pesar formar parte...en la que buscaba un lugar, dónde quería aprender par entender y borrar mi miedo...
Pensaba y pienso que una persona valiosa, es una persona que posee valores interiores y que vive de acuerdo a ellos. Una persona vale entonces, lo que valen sus valores y la manera en como los vive.
Ya en el ámbito social, la persona valiosa buscará ir más allá de "mi libertad", "mi comodidad o bienestar" y se traducirán estos valores en solidaridad, honestidad, libertad de otros, paz, etc. Se aprende de la compasión o no compasión...
La libertad parece ser el bien más preciado que posee el hombre. Libertad de conciencia, para alcanzar una vida coherente y equilibrada desde el interior, libertad de expresión, para poder difundir nuestras ideas y promover el debate y la discusión abierta, libertad de reunión como garantía para asociarme con aquellos que comparten ideales y trabajar por los mismos, libertad para elegir responsable y pacíficamente a nuestros gobernantes.
La solidaridad, surge cuando mi libertad, mi desarrollo y mi bienestar son compatibles con las necesidades y desgracias de los demás. Ya no nos limitamos a compartir en el seno familiar, sino con los demás.
Conceptos estos, básicos que forman al ser humano, todo ello es lo que nos hace ser la determinada persona
en la que nos convertimos.
Por desgracia, siempre habrá alguien que no te valore y no te de respeto ni como persona ni como ser humano, pero eres libre, es lo que te queda...
Por mucho que rectifiques en la vida, por mucho que trates de hacer las cosas bien, siempre hay quien te eche en cara los fallos una y otra vez, los tengas o no los tengas, quien busque hasta el mas mínimo detalle para desprestigiarte o afrentarte, pero no es más que justificarse ante su visión de las cosas, O QUE TUS TRAUMAS Y MIEDOS NO TE DEJEN VER TU VALOR...
Lo que realmente importa de esto, es que no olvides nunca quien eres, lo que vales, tu propia conciencia y el apoyo de quien te quiere...empezando por quererte tú...
Con fúnebre paso al vació del desconocimiento, pasé noches amasando razones al desconcierto por momentos,
tomando como aposento el silencio del día, más aumentaba mi desconcierto por tanta apatía, no encontré mayor ofensa que el desprecio e ignorancia, sentirse abandonada y olvidada sin ápice de importancia,
quedara en el recuerdo algunos y escasos buenos momentos vividos, que con el tiempo varan en el exilio perdidos, bañados por el dolor y decepción desconocidos, para así soportar la cruel realidad de los pesares,
esperando que el amanecer los haga impensables, abrí mi corazón y confianza al mundo guiándome en el camino me rendí muchas veces, viví mi realidad, crecía en el bienestar y moría con cada crueldad y olvido,
engañada, avergonzada, humillada es el logro de la mala suerte o inconsciencia del infortunio que sólo olía a crueldad...
Cuando intente rescatar las ganas, fracasaba mi ansia, pesar de rebajar mi alma al acortar distancias al miedo, no encontré sendero que seguir obligada, así quedo sepultada una infancia que sólo yo imaginaba inocente y enterré con nostalgia, mi infancia robada...
Ofendida transcurrían los días manteniendo la agonía, y no quedo otra que rendirme con elegancia,
conservando en mi corazón el recuerdo de esa fragancia ansiada...
Nunca se hacen las cosas para merecer nada a cambio sino por puro disfrute, nunca se ha de estar buscando perdones para mejorar los daños, solo razonamiento, comprensión y dialogo....
La vida se basa en respetar cada ser humano por mucho que sea, es lo que nos hace tener calidad humana,
la sinceridad debe ser algo natural e innato que no costara tanto, para que pudiésemos frenar, saber
o simplemente mantenernos al marguen, dialogarme convirtieron en adulta sin derecho, me robaron mis años dorados y deseados...

Todo lo que veía y aprendía no me correspondía,
al mirar a otros niños envidiaba sus juegos, su inocencia con gran anhelo y desconsuelo por sentirme mayor para ser como ellos.
Me cuestionaba todo, no tenía expresión sólo hablaba con mi interior, juzgando la vida para comprender o encontrar explicación...
Elegí mi silencio como forma personal de entender lo que pasaba, cómo refugio ante el dolor de la incomprensión, impotencia y olvido...
Capitalizaba la vida sin interés buscando un lugar que me diera el cariño ansiado, el apoyo deseado o el aliento necesario...
Y me preguntan si conozco la compasión...
Quién me protegía eran mis carceleros, consentidores ladrones de mi candor sembradores de mi dolor...
Transcurrían los días sin pasión, peguntándome que era el valor por vivir...
Los valores, lo que nos hace más humano, con mayor calidad como persona. Son valores que posteriormente ayudarán a insertarnos eficaz y fundamenta la vida social, de la que quería a mi pesar formar parte...en la que buscaba un lugar, dónde quería aprender par entender y borrar mi miedo...
Pensaba y pienso que una persona valiosa, es una persona que posee valores interiores y que vive de acuerdo a ellos. Una persona vale entonces, lo que valen sus valores y la manera en como los vive.
Ya en el ámbito social, la persona valiosa buscará ir más allá de "mi libertad", "mi comodidad o bienestar" y se traducirán estos valores en solidaridad, honestidad, libertad de otros, paz, etc. Se aprende de la compasión o no compasión...
La libertad parece ser el bien más preciado que posee el hombre. Libertad de conciencia, para alcanzar una vida coherente y equilibrada desde el interior, libertad de expresión, para poder difundir nuestras ideas y promover el debate y la discusión abierta, libertad de reunión como garantía para asociarme con aquellos que comparten ideales y trabajar por los mismos, libertad para elegir responsable y pacíficamente a nuestros gobernantes.
La solidaridad, surge cuando mi libertad, mi desarrollo y mi bienestar son compatibles con las necesidades y desgracias de los demás. Ya no nos limitamos a compartir en el seno familiar, sino con los demás.
Conceptos estos, básicos que forman al ser humano, todo ello es lo que nos hace ser la determinada persona
en la que nos convertimos.
Por desgracia, siempre habrá alguien que no te valore y no te de respeto ni como persona ni como ser humano, pero eres libre, es lo que te queda...
Por mucho que rectifiques en la vida, por mucho que trates de hacer las cosas bien, siempre hay quien te eche en cara los fallos una y otra vez, los tengas o no los tengas, quien busque hasta el más mínimo detalle para desprestigiarte o afrentarte, pero no es más que justificarse ante su visión de las cosas, O QUE TUS TRAUMAS Y MIEDOS NO TE DEJEN VER TU VALOR...
Lo que realmente importa de esto, es que no olvides nunca quien eres, lo que vales, tu propia conciencia y el apoyo de quien te quiere...empezando por quererte tú...
Con fúnebre paso al vació del desconocimiento, pasé noches amasando razones al desconcierto por momentos,
tomando como aposento el silencio del día, más aumentaba mi desconcierto por tanta apatía, no encontré mayor ofensa que el desprecio e ignorancia, sentirse abandonada y olvidada sin ápice de importancia,
quedara en el recuerdo algunos y escasos buenos momentos vividos, que con el tiempo varan en el exilio perdidos, bañados por el dolor y decepción desconocidos, para así soportar la cruel realidad de los pesares,
esperando que el amanecer los haga impensables, abrí mi corazón y confianza al mundo guiándome en el camino me rendí muchas veces, viví mi realidad, crecía en el bienestar y moría con cada crueldad y olvido,
engañada, avergonzada, humillada es el logro de la mala suerte o inconsciencia del infortunio que sólo olía a crueldad...
Cuando intente rescatar las ganas, fracasaba mi ansia, pesar de rebajar mi alma al acortar distancias al miedo, no encontré sendero que seguir obligada, así quedo sepultada una infancia que sólo yo imaginaba inocente y enterré con nostalgia, mi infancia robada...
Ofendida transcurrían los días manteniendo la agonía, y no quedo otra que rendirme con elegancia,
conservando en mi corazón el recuerdo de esa fragancia ansiada...
Nunca se hacen las cosas para merecer nada a cambio sino por puro disfrute, nunca se ha de estar buscando perdones para mejorar los daños, solo razonamiento, comprensión y dialogo....
La vida se basa en respetar cada ser humano por mucho que sea, es lo que nos hace tener calidad humana,
la sinceridad debe ser algo natural e innato que no costara tanto, para que pudiésemos frenar, saber
o simplemente mantenernos al marguen,dialogar,manifestar nuestro silencio...
Nunca olvides quien eres y lo que vales por mucho que traten de dañarte , acusarte y humillarte, estas por encima de eso....
La vida no está para entenderla sino para vivirla por lo tanto sabiendo quien eres vívela.
Conozco la compasión pero también la no compasión y los valores, dolores y temores....pero también las ganas de vivir, la esperanza por sentir
Manifestar nuestro silencio...
Nunca olvides quien eres y lo que vales por mucho que traten de dañarte , acusarte y humillarte, estas por encima de eso....
La vida no está para entenderla sino para vivirla por lo tanto sabiendo quien eres vívela.
Conozco la compasión pero también la no compasión y los valores, dolores y temores....pero también las ganas de vivir, la esperanza por sentir.
Publicar un comentario