domingo, 9 de agosto de 2009

CADA 14 MINUTOS HAY UN ABUSO SEXUAL EN COLOMBIA


Según cifras del Instituto Nacional de Medicina Legal y de Ciencias Forenses, cada 14 minutos es abusado un niño en Colombia y solo entre un 5 y un 10 por ciento de los casos son denunciados por las víctimas.

Así lo confirma la senadora Alexandra Piraquive en su página abusosexualinfantil.org con base en el informe que presentó Luz Elena Saavedra, coordinadora del Primer Congreso Iberoamericano de Abuso Sexual Infantil.

Si bien un solo caso de maltrato o abuso sexual infantil tiene que ser suficiente para llamar la atención de las autoridades y tomar cartas en el asunto, la falta de estadísticas dificulta la acción.

En esto coincidieron los expertos reunidos en el foro Prevención del abuso sexual infantil, una obligación de todos, que organizaron la Corporación de Amor al Niño, Cariño, y Save the Children.

El foro se realizó gracias al proyecto Construyendo Caminos de Derechos, el cual se adelanta con la cooperación de la Oficina de Ayuda Humanitaria de la Comisión Europea (Echo). Contó, además con el apoyo de la Procuraduría Regional de Antioquia, la Personería de Medellín y el Hospital San Vicente de Paúl.

El propósito de todas estas entidades es el de brindar las herramientas de prevención, detección y atención del abuso sexual infantil a los padres de familia, docentes, profesionales de las áreas de salud, "porque la prevención de este flagelo es una obligación de toda la comunidad", señaló María Eugenia Saldarriaga de Gómez, presidenta de la Junta Directiva de la Corporación Cariño.

Los expertos tienen claro que entre 2004 y 2006 hubo un aumento de casos de violencia intrafamiliar: se pasó de 60.000 a 70.000 casos.

Si bien la cifra es alta, no refleja la realidad del flagelo ya que muchos casos no se denuncian, por desconocimiento o vergüenza.

Problema cultural
Transformar los imaginarios es una tarea muy difícil, según reconoce Manuel Enrique López, consultor en Derechos de Infancia de la Personería de Medellín.

Explica que si bien en el país existe una normatividad se necesitan políticas más claras y una mayor difusión de las mismas y de los derechos humanos para prevenir este flagelo.

La falta de educación y la pobreza llevan a muchos hogares a hacerse los de la vista gorda, cuando de defender la honra de sus hijas se refiere.

"En esos casos no ven malo que su hija pose para fotos eróticas si ello significa el pago de los servicios públicos", anota Manuel López.

Hay que desmitificar las prácticas culturales y enseñarles a las comunidades que las situaciones abusivas no son algo normal. Ya sea mental o físico, el abuso sexual infantil es un delito. Y hay que velar por los niños, indicó Sandra Patricia Castaño, sicóloga de Save The Children.
Publicar un comentario